Reserva

Cata Maridada. Agustín Santolaya – Bodegas Roda

Alfonso Santiago y el Palermo, el restaurante de Tapia de Casariego, lo volvieron a conseguir. Si alto había quedado el listón con su última cata maridada con Agustín Santolaya, director general de bodegas Roda, La Horra y de Aceite de Oliva Aubocassa, el jueves por la noche volvió a dejar un excelente sabor de boca entre los asistentes a la cata maridada con Jesús Artajona, enólogo de Bodegas Enate de Huesca, con sus vinos del Somontano de primerísimo nivel y su contribución en tres décadas a modernizar los rosados, consolidar los blancos con chardonnay y los monovarietales, con su prestigioso Merlot Merlot.

Las catas maridadas, aún sin abundar, lo cierto es que parece ir a más tanto en A Mariña como el Occidente asturiano, como un lujo para, de la mano de reputados expertos, aprender de vinos y de las mejores mezclas y posibilidades con diferentes platos, para alcanzar el objetivo de hacer de la mesa una fiesta, una explosión de sensaciones y sabores. Y ello a precios prudentes, asumibles, sin tener que tirar la casa por la ventana. Para ello, obvio es, no bastan los vinos. La cocina es fundamental. Y ahí volvió a mostrar su buen hacer Alfonso Santiago.

Cada plato fue acompañado de su correspondiente vino. Así, la noche comenzó con «Besos de Queso Rey Silo» y «Empanada tradicional de chocos en su tinta», con un vino Enate Chardonnay 234 de 2016, uno de los buques insignia de la bodega. A continuación se sirvieron exquisitas «Aceitunas rellenas de campari y anchoa» y «Cornetes de centollo y huevas de pez volador», con un Enate Rosado de 2016 que suscitó elogios entre los comensales por su agradable textura.

Entrados en materia, se sirvió «Pulpo con almejas de la ría y patatas», con un Enate Chardonnay fermentado en barrica del 2015, dando paso a los dos platos más vigorosos del menú, un espectacular «Pez espada asado con vinagreta de berberechos y jamón», regado con un Enate Cabernet Cabernet del 2010, un vino de su primera añada con las aristas muy bien moduladas, y «Solomillo de ternera ecológica al Peñasanta, piñones y uvas pasas», con el que maridó a la perfección un Enate Merlot Merlot del 2011, una añada muy complicada desde el punto de vista climatológico, para un vino que aupó hace 16 años a la bodega al grupo de selectos productores de los mejores tintos de España, digestivo, con matices de aceituna y ciruela en licor, que provoca un carrusel aromático.

La guinda llegó con el postre, una muy trabajada «Manzana asada, sorbete y caramelo al vinagre de sidra», con Enate Uno Chardonnay de 2011, vino que en esa añada (solo se producen 1.200 botellas al año) en bodega tiene un precio que supera con creces los 300 euros.

El menú se cerró con café Grands Crus de Nespresso y las imprescindibles «lambiadas».

A la vista de los platos y vinos -abundantes- que se sirvieron, el precio por comensal se entiende que fue más que ajustado: 60 euros. De la cena, el ambiente fue muy agradable, con explicaciones didácticas y asequibles de Jesús Artajona. El servicio, impecable. Un placer.

Comments are closed.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar